Archivo del Autor: lacaravanadevioleta

El Sombrerero Loco

La caravana de Violeta está presente en esta maravillosa sesión de fotos inspirada en Alicia en el país de las maravillas y su divertido personaje el sombrerero loco. Fotografías a cargo de una de nosotras y os invito a buscar a nuestra pequeña Violeta dentro de la escenografía….. ¿ la encontráis?¡ No se pierde una !

Jorge Sarrión

Proyecto fotográfico realizado por mi gran amiga y fotógrafa Almudena Martínez en la localización de la Estación de Cártama, Málaga.

FICHA TÉCNICA

Modelo: Jorge Sarrión

Maquillaje: Sara Escabias

Fotografía: Almudena Martínez

Para visualizar la sesión, pincha aquí: https://www.facebook.com/fotografiaalmudenamartinez/posts/1218473444877315

Making Of:

https://vimeo.com/190481031

portada_sesion_sombrererosombrerero_128sombrerero_297

Ver la entrada original

Anuncios

Celebremos el AMOR

A estas alturas todos estamos saturados con mensajes a cerca del día de los enamorados y todas las propuestas que los comercios tienen para regalar y para las parejas que quieran celebrarlo; flores, bombones, cenas a la luz de las velas…

 Pero ¿de dónde viene esta celebración, existió realmente San Valentín? Pues parece ser que sí, aunque los orígenes de este santo y mártir son algo difusos debido a los pocos datos que de él se tienen. San Valentín vivió en Roma, allá por el siglo III de nuestra era, en aquellos tiempos gobernaba el emperador Claudio, opuesto al cristianismo, que llegó a prohibir los matrimonios alegando que los jóvenes solteros eran mejores soldados. San Valetín, que era sacerdote, siguió celebrando matrimonios en secreto hasta que fue descubierto y mandado ejecutar por este motivo el 14 de febrero del año 270, convirtiéndose en mártir. Cuentan que junto a su tumba, Julia, hija de Asterio, ciega de nacimiento, en agradecimiento por haberle devuelto la vista plantó un almendro de hojas rosadas, por eso se considera este árbol como símbolo de amor y amistad eternos.

Hasta aquí podemos ver que algo de relación con el amor sí que tenía San Valentín.  Avanzando en el tiempo y ya en los siglos XVII y XVIII, en Francia e Inglaterra se comenzó a celebrar el 14 de febrero como día dedicado a los enamorados, que solían escribirse cartas de amor, aunque el verdadero auge de esta festividad será a partir del siglo XX y vendrá del mundo anglosajón, cuando la artista Esther A. Howland diseñara las primeras tarjetas de felicitación de San Valentín llamadas “valentines” para intercambiar con la pareja y recibir mensajes llenos de amor y también para expresar el amor por los amigos.

Desde entonces cada 14 de febrero parejas y amigos se declaran su amor con estas tarjetas y como es lógico, con el tiempo, los comercios, floristerías, grandes almacenes, etc, vieron en esta fecha un filón para captar clientes convirtiendo ese día y las semanas previas en un aluvión de mensajes publicitarios que consiguen hacer que el verdadero motivo de la festividad quede en un segundo plano y que todo parezca reducirse a tener una cita de lo más cursi, regalar una rosa o una pobre orquídea encerrada en una cajita, y limitarse a comprar con dinero aquello que no tiene precio, el AMOR.

De todas formas, me gusta pensar que hay un día al año dedicado al amor, y no necesariamente a la pareja, también a la familia, los amigos, los animales, la vida… celebremos pues este día del amor.

Os dejamos una muestra de las tarjetas de E. Howland.

Imagen

Facebook de La Caravana de Violeta

En estos días en que facebook cumple 10 años y tiene revolucionada la red con esos vídeos resumen de actividad… no quería pasar por alto lo que ha significado  para nosotras, para poner en marcha  ésta caravana… Hoy en día es la mejor manera que tenemos de mostrarnos, de compartir y de interactuar con todos vosotros. En tan solo dos meses de vida  tenemos 200 seguidores y eso nos da fuerzas y ganas de seguir adelante, trabajando a deshora para subir una foto  y ver como en pocos segundos comienzan a dar me gusta o comentar.Útil para los negocios y peligrosa a veces a nivel personal… la red social por excelencia ha supuesto una revolución en nuestras vidas y negarlo es de querer llevar la contraria,  ¿quién no ha encontrado a alguien que no veía hace  15 años? o ha cotilleado fotos  sin ser visto, o se ha enterado de bodas, nacimientos, nuevos trabajos…… nos conecta y es fácil saberlo todo, para bien y para mal..

Hace unos días leía una entrevista de su fundador, en el que decía que la idea nació en una habitación de Harvard, seguramente no pensaban esos chicos  que esa aplicación revolucionaría el cibermundo años después  y que vivirían de ello. Lo que más me gustó, fue la parte en que decía que está orgulloso de que haya servido para movilizar a gente con fines sociales, grupos que se han creado para ayudar a gente enferma, evitar desahucios, unir estudiantes por una causa común y un sinfín de motivos que han servido para hacer oir la voz del pueblo, porque ya nadie es ajeno a las redes, ni siquiera los políticos y , personalmente, pienso que es una herramienta verdaderamente úitl para tomarle el pulso a la sociedad y no en estadísticas imposibles o encuestas falsas que nos quieren hacer creer. Yo misma, la semana pasada recibí un correo de una sociedad protectora de animales, en la que agradecía que a raíz de las firmas , vía facebook,  que habían conseguido, han cerrado la perrera de Sevilla donde los animales no tenían un digno final y donde hacían de todo menos cuidarles…. me sentí bien por haber firmado, la noticia es oficial, no es un invento  de  la red, y da gusto ver que a veces con ese pequeño granito de arena podemos contribuir en algo útil. En definitiva, me encanta vivir ésta era digital de redes sociales y escaparates virtuales  y gracias a eso poder compartir con todos vosotros tanto nuestro arte como nuestras inquietudes y sobre todo saber que opináis y agradeceros vuestro apoyo.

” Como no sabía que era imposible, lo hizo” …. con ésta reflexión que le viene al dedo a esa reunión de compañeros de universidad junto al ordenador creando nuestro amigo facebook , me despido, no sin antes, invitaros a que nos hagáis un “LIKE”  en nuestra página  y así seguir viviendo ésta realidad paralela juntos. Gracias  🙂

Mi primera Comunión

Comuniones

Me encanta ésta época porque empieza a moverse el tema de las comuniones.

Primera Comunión, ese día en el que los protagonistas son los niños y que, en ocasiones, los padres convierten en un “suplicio”, se les olvida el protagonista en su afán de organizar la “mega fiesta” y lucir los “mega modelitos” (cortísimos, a veces, en las mamás, que parece que van a lucirse ellas más que sus hijos), y que dejan a un lado la esencia de hacer la comunión, y no hablo solo de lo religioso…En mis años de fotógrafa de iglesias, he visto muchos niños que no se saben el padrenuestro, equivocarse y a los padres reirles la gracia desde los primeros bancos…

Hablo de dejar a los niños disfrutar sin estresarlos, es un día para ellos, no para cubrir expediente con las familias. Las mayores broncas que he visto entre matrimonios, han sido en el altar después de la ceremonia para hacerse las fotos con el niño y las respectivas familias, sin dejarles disfrutar de saludar a quienes realmente quieren; sus primos, amigos. Ellos desean lucir sus vestidos y trajes, comentar los nervios de haber leído en público, la anécdota de haber hecho una ofrenda y tropezarse… y a menudo se les interrumpe con los gritos (sí, gritos en la iglesia) de los padres llamándoles a voces para que posen con la” tía Pepita” o abran el regalo de “Antoñita” que tiene que irse…

Me siento fatal en esos momentos, y es por eso que dejé de hacer fotografías en la iglesia el día de la Comunión, porque no me gusta nada la parafernalia que se monta allí y lo poco que importan ellos, los niños. Hace ya dos años que lo dejé  (tras 4 seguidos haciéndolo) y ahora solo hago los álbumes o sesiones previas o posteriores a la comunión, donde los niños, disfrutan; de sus vestidos, de su momento de sentirse principito o princesa y donde los padres son “normales” y no están poseídos por el momento iglesia. Me encanta llevarlos a la playa o a algún parque y ponerlos a correr, brincar, hacer pompitas de jabón o tirar pétalos de flores unos a otros… enseñarles las fotos en la pantalla de la cámara, así se gustan, se sienten seguros y siguen la sesión con más naturalidad… Si es después del gran día y tienen permiso para “ensuciarse” el traje, los tumbo en el suelo/arena… pasear por la orilla….. ¿qué más da el traje si ya ha pasado el día? No se lo van a poner más…. Y si hay que heredarlo, pasan por la milagrosa tintorería y vuelven a estar como nuevos… Dejaros de agonía con que se ensucien los bajos, los trajes están para aprovecharlos, el día de la comunión para disfrutarlo y no hacer un problema de cada momento de nervios y la vida para vivirla, así que dejemos a los niños disfrutar de su primer gran evento social, sin hacerles ver que son una carga o que son los que menos pintan.

Quien no venga a mis sesiones a disfrutar y piense que puede dirigir mi trabajo a su gusto con poses anticuadas y/o imposibles, o gritando frases del estilo: “Niño que te ensucias”, que se abstenga … El resto, que me busque, estamos abiertos 

Quienes somos La Caravana de Violeta

Somos Almudena Martínez y Ana Sánchez, o Ana Sánchez y Almudena Martínez, como prefieras. Las dos llevamos años desarrollando por separado nuestros trabajos hasta que, por fin, tomamos la decisión de unirnos para crear un proyecto común en el que el mundo de la imagen quedara abarcado en casi todos sus aspectos.

¿De qué nos conocemos?, de toda la vida podríamos decir, somos primas, casi hermanas la verdad. Una de nosotras, Almudena, vive en Málaga y la otra, Ana, en Sevilla, y estas dos son las sedes actuales de la Caravana de Violeta, aunque gracias a las redes sociales podamos llegar hasta casi todos los lugares del mundo.

Tenemos inquietudes comunes y una gran ilusión por compartir nuestra visión de lo que nos rodea, sólo pretendemos que “se nos vea”, poder compartir nuestras ideas con vosotros y, a ser posible, escuchar (leer) vuestros comentarios, que seguro enriquecerán nuestro trabajo.

Os dejamos una pequeña muestra de nuestras trayectorias:quienes somos

Violeta y los gatos

Violeta y los gatos

 

 

 

 

 

 

 

 

Como ya os he contado, soy gran amante de la naturaleza y los animales, en especial de los gatos, ¿queréis saber como comenzó mi amor por estos felinos? Un día de lluvía me encontré debajo de mi caravana un gatito grisáceo, casi azul… era muy pequeñito y estaba cobijándose del frío y el agua, fue un amor a primera vista, pensé, “seguro que el gatito se ha metido aquí por algo”… y decidí llevármelo dentro de la caravana y darle calor y… algo de leche… Pensé en un nombre apropiado… como era azulado, decidí llamarle “Blu” (como azúl en inglés, pero a la española, sin e). Desde entonces es mi fiel amigo, viene conmigo a todos lados y me encanta pintarlo! De ahí nació la colección de los Blucats. Aquí os dejamos uno de ellos… Espero que os gusten.